Mamá y educación

La diabetes ha estado conmigo desde que nací.

Bueno, llegó a manifestarse en este cuerpo 16 años después de que me sacaran del vientre de mi madre, pero ese vientre, el de mi madre llevaba un poco más de 10 años conviviendo con la diabetes para ese momento. Las jeringas, pastillas y visitas todos los meses al médico eran parte de mi vida por ella.

Mamá vivió desde los 25 años con diabetes, murió el noviembre pasado.

Pese a lo familiar de todo esto, pese a lo familiar que es la diabetes y la educación en diabetes para mí, nunca vi a Mamá hacerse una prueba capilar, nunca vi a Mamá recibir educación en diabetes, nunca vi a un médico diciéndole a Mamá que debía estar atenta de la herencia hacia sus hijos, nunca un médico le dijo: “llévelos a chequeo minucioso todos los años, todos, sin falta.”

Vivo en México y si bien es un país lleno de cosas bellas y gente buena, no contamos con el mejor sistema de salud. Tampoco contamos con la mejor cultura en salud, ni física, ni emocional. Sé que para la época del diagnóstico de Mamá no había una tecnología tan grande y accesible como ahora y que, aunque fuera accesible, las limitaciones siempre fueron muchas.  

Años después, toda esa tecnología se había quedado atrás para el control de su diabetes, por desconocimiento, por miedo, por desconfianza. Su control se limitaba a visitas al médico general cada mes o dos, a veces más si la situación no lo permitía, (el cual era un viaje muy divertido para mí, de unas dos horas en transporte público a una clínica del IMSS cerca de la casa de mi abuela, la cual, por alguna extraña razón mis papás preferían a la asignada por su domicilio) en donde tomaban estudios generales y de glucosa. De vez en mes oía a mi mamá decir algo como: “la tuve bien, estaba alta, ya me regañó el doctor”

Muchas cosas rondaban mi núcleo familiar, muchas. La diabetes, (¡voy a decir una locura!), era la menos importante de todas. Mamá trataba de cuidar mucho nuestra alimentación y de sobrellevar la suya, pero los problemas siempre estaban ahí y la diabetes era una compañera más que hacía presencia, pero que simplemente no podía ser protagonista.

¿Qué quiero decir, además de contar una parte de su historia desde mis ojos?

Necesitamos estar educados, necesitamos recibir diagnósticos y acompañamiento, debemos estar conscientes de nuestros cuerpos. Sé y entiendo que del diagnóstico de Mamá han pasado cerca de 40 años, pero yo recibí el mío hace 9 y la historia de la atención y educación no es muy diferente.

Muchos usuarios del sistema de salud mexicano tienen más miedo de él que confianza, si todos recibiéramos educación en diabetes, (no teniendo que buscarla por nuestra cuenta) nuestra esperanza de vida sería totalmente distinta, tendríamos vidas más plenas en compañía de nuestras diabetes.

El corazón de Mamá dejó de funcionar, de un momento a otro, sin que nadie lo esperara. NADIE muere por la diabetes en sí, muere por las complicaciones que trae consigo un cuidado sin conciencia, sin educación en diabetes.

Podríamos tener vidas plenas y largas si la educación en diabetes fuera UNA REALIDAD para todos en este país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s